Tomar agua potable es vital para mantener un cuerpo saludable. El hecho de tomar agua contaminada o de mala calidad puede traer enfermedades, pues ésta posee microorganismos patógenos y ocasiona padecimientos gastrointestinales, propagación de parásitos, diarrea, cólera, fiebre, entre otros ...